Inicio No dejes de leer Rendimiento laboral, reflejo de una alimentación sana

Rendimiento laboral, reflejo de una alimentación sana

706
0
Alimentación sana en la oficina - Formula Medica
Alimentación sana en la oficina - Fórmula Médica

Para todos los trabajadores de oficina que en sus vacaciones no se midieron a la hora de sentarse a la mesa y se subieron unos kilitos de más, es la hora de tomar las riendas y comenzar a alimentarse adecuadamente pues el sobrepeso, del que sufren más de la mitad de los colombianos, y la mala nutrición, pueden ser causa de un bajo rendimiento laboral.

En promedio, son 40 horas semanales las que una persona que labora en oficina pasa en su sitio de trabajo y, tanto su bajo consumo calórico como sus actividades intelectuales, requieren una alimentación saludable y balanceada. Estos oficinistas, son gran parte del 56.4 % de la población, que según la tercera Encuesta Nacional de Situación Nutricional realizada en el 2015, sufrían de sobrepeso en ese entonces, porque se cree que para 2019 esa cifra ha aumentado.

La doctora Adriana Ruiz, coordinadora del programa de Salud y Bienestar de Sodexo, asegura que bajar de peso es simple cuestión de disciplina y que el punto de partida para estas personas es la variedad en las comidas. “El principio básico es el consumo de todos los grupos de alimentos para que el cuerpo reciba todos los nutrientes que el organismo necesita”.

Te puede interesar: La verdad acerca de las grasas y sus componentes

En este sentido, el propósito no sólo es el de consumir los alimentos adecuados sino hacerlo varias veces al día en pequeñas porciones. Al respecto, Adriana Ruíz recomienda una alimentación fraccionada, es decir, 4 o 5 comidas al día, que, para una persona que realiza poca actividad física sería así: Tomar un desayuno nutritivo en el cual se incluya una bebida láctea, un alimento proteico como huevo o queso bajo en grasa y una porción de fruta. A media mañana y media tarde un alimento bajo en calorías, pero rico en nutrientes como las frutas, los frutos secos o un yogurt. Para el almuerzo es importante incluir la proteína, puede ser de origen animal o vegetal (res, pollo, cerdo, pescado, tofu, etc.) acompañado de vegetales y un carbohidrato como papa, yuca, plátano o arroz. La hora de la cena puede venir con cualquiera de las proteínas anteriormente mencionadas acompañada de vegetales. A parte de estas recomendaciones también el consumo de agua constantemente y el desarrollo de actividad física hacen parte de una alimentación sana.

Para estas personas que trabajan en oficina hay otra gran tentación que es la facilidad de alimentarse en los restaurantes cercanos e incluso en las casetas de golosinas que se encuentran en cercanías a sus lugares de trabajo. Frente a este tema, la especialista de Sodexo asegura que el mejor truco para no caer en esta trampa es el de hacer un pequeño mercado de snaks sanos los fines de semana con el fin de llevar al trabajo los alimentos correctos para poderlos consumir de manera adecuada. En este sentido, las frutas, las barras de cereal, el yogurt y los frutos secos son las mejores alternativas.

De otro lado, pero con la misma importancia, la tranquilidad y la concentración en la tarea de alimentarse son factores fundamentales por lo que no hay mejor práctica que una conversación agradable en la mesa con sus compañeros de trabajo y lejos de estar viendo televisión o hablando por teléfono mientras se consumen los alimentos, pues estas costumbres pueden afectar directamente la digestión y el metabolismo, dos de las más importantes causas del sobrepeso.

Para estas personas sedentarias, la hidratación, es otro de los pilares fundamentales en la buena alimentación pues el consumo de agua natural es importante para mejorar el metabolismo, limpiar el organismo y mejorar los procesos de digestión, así como las funciones cardiovasculares y cerebrales.

Te puede interesar: Las articulaciones también requieren de una alimentación especial

Aquí, la famosa recomendación de ingerir dos litros de agua, dosificados en ocho vasos al día, no es una exageración y por el contrario es la cantidad adecuada para mantener el organismo en equilibrio, teniendo en cuenta que esta se consume en el adecuado funcionamiento de los órganos y se expulsa en la salivación, la sudoración y en los fluidos corporales.

Otro de los mitos de una buena alimentación son los consumos adecuados de sal y azúcar en la mesa. “Los humanos no tenemos esa necesidad de consumir sal y azúcar en las cantidades que nos han acostumbrado en nuestras casas porque los alimentos vienen ya dotados con estas sustancias necesarias para el organismo, por lo cual se aconseja dejar los saleros y las azucareras lejos de la mesa y sobre todo para las personas con trabajos sedentarios pues ellos generan menos gastos calóricos y pueden caer en el sobrepeso, la obesidad, alta tensión arterial, e incluso enfermedades renales.

Finalmente, hay que destacar que el factor psicológico es fundamental en la alimentación y es por eso que “compartir una buena conversación en la mesa, dar un corto paseo y cambiar de ambiente, son consejos de oro para salir de la rutina y buscar motivaciones que permitan disfrutar los alimentos y procesarlos de manera adecuada antes de regresar a las labores” concluye la doctora Adriana Ruiz.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí