Entrenamiento cerebral para desarrollar sus mejores capacidades: PNL

PNL - Formula Medica
PNL - Fórmula Médica / Foto tomada de www.altonivel.com.mx

La Programación Neurolingüística (PNL) es una ciencia de excelencia personal, que le permite al ser humano entrenar los dos hemiserios del cerebro, para optimizar sus capacidades, fundamentado tambien en la Lingüística, es decir la palabra.

La PNL, en principio, es un modelo, no una teoría. Parte de la premisa,  que si conocemos las estrategias que usan de forma inconsciente las personas que son brillantes en lo que hacen, podremos aprender a utilizar dichas estrategias de forma consciente para ser más exitosos en nuestro trabajo, o para gestionar de modo más eficaz nuestro comportamiento o nuestros estados emocionales. La Programación Neurolingüística proporciona herramientas y habilidades para desarrollar estados de excelencia en comunicación y cambio.

Origen de la PNL

Tuvo su origen en la década de los setenta cuando dos jóvenes norteamericanos, John Grinder (lingüista) y Richard Bandler (matemático, psicoterapeuta y programador informático) se propusieron a averiguar cuál era la causa por la cual los tres mejores psicoterapeutas americanos (Milton Erickson, Virginia Satir y Fritz Pearls), tenían en sus intervenciones con pacientes un porcentaje de éxitos muy superior al resto de sus colegas. Tras una observación minuciosa de su trabajo llegaron a la conclusión de que su éxito radicaba en la utilización de unos patrones y unos procedimientos de comunicación específicos.

Te puede interesar: Innovación y atención integral: la clave en el manejo de enfermedades mentales severas

A partir de ahí se plantearon que lo interesante sería poder llegar a conocer detalladamente esos patrones exitosos con la finalidad de poderlos reproducir, y así cualquier persona que los pusiera en práctica, conseguiría resultados semejantes.

Definición de los términos de la PNL

El nombre de Programación Neuro-lingüística consta de tres términos:

  • Programación: Es un término que hace referencia a los programas mentales establecidos que rigen nuestro pensamiento y comportamiento, los cuales podemos programar de forma similar a como se programaría un ordenador para que realice determinadas funciones que nos interesan.
  • Neuro: que viene del Griego “Neurón” y dice que todo comportamiento es el resultado de un proceso neurológico. Toda acción o conducta está en función de la actividad neurológica puesta en marcha a partir de la información que nos llega a través de los sentidos. La interpretación que damos a dicha información, es la que nos va formando nuestra percepción del mundo que nos rodea.
  • Lingüística: que viene derivado del latín “Lingua” y nos indica que el proceso neurológico es representado, ordenado, secuenciado y transmitido a través de la comunicación basada en la palabra o el lenguaje. Reconoce la parte que ocupa el lenguaje como representación de nuestra organización mental y de nuestras estrategias operativas.

PNL: herramienta que facilita la consecución de objetivos

Cuando hablamos de Programación Neuro-lingüística (PNL) todo el mundo evoca el modo de funcionar de un ordenador: a partir de los datos que introducimos y del programa con el que trabajemos, la máquina procesa, almacena y actualiza la información cada vez que lo requerimos. En nuestro caso los datos introducidos serían las informaciones sensoriales que recibimos continuamente del exterior: todo lo que vemos, oímos, degustamos, sentimos, etc. es procesado y almacenado en función de la programación que tenemos en nuestro cerebro, y en base a esa programación le otorgamos un significado.

Cuando nos encontramos en una situación que guarda semejanza con otras previamente vividas, nuestro cerebro compara los datos que estamos recibiendo en ese momento con los almacenados en nuestra memoria de las situaciones anteriores, y la reacción que tendremos en el presente estará en función del significado que habíamos otorgado a dichos datos con anterioridad.

Te puede interesar: Bogotá será una ciudad amigable con la salud mental

Por ejemplo si de niño tu profesor te hacía pasar un mal rato cada vez que te sacaba a la pizarra y tus compañeros se reían de ti, terminaste por asociar hablar en público con una situación angustiosa y por tanto, se convirtió en algo a evitar. Así si, aún pasados unos años desde el incidente escolar, alguien te invita a dar una conferencia, es posible que o bien lo rechaces y por tanto hayas creado una fobia, o bien lo afrontes sufriendo previamente el pánico que te provoca enfrentarte a hablar delante de la audiencia, a pesar de que en ti ya no quede nada del niño de entonces o ni siquiera recuerdes el nombre del profesor aquél, y puede incluso que habiendo olvidado de forma consciente aquel suceso. Pero tu inconsciente no olvida el programa que un día se grabó en tu mente: “Hablar en público es peligroso”.

Pero eso se puede cambiar con PNL: este instrumento nos permite no sólo convertirnos en aquel que podríamos ser si aprovecháramos al máximo nuestras capacidades, sino en aquel que deseamos ser reinterpretando la información que nos viene del exterior, es decir, dándole un significado diferente a determinados sucesos que nos han venido marcando poderosamente a lo largo de nuestra existencia. La PNL trabaja con la experiencia sensorial específica almacenada en el cerebro, y para trabajar con ella es preciso averiguar la estructura y las condiciones en las que se procesó y almacenó dicha experiencia. A partir de ese conocimiento, podremos modificar su influencia sobre nosotros para facilitarnos el conseguir nuestros objetivos.

DÉJANOS TU RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre